Las Webs del Vino

NUEVAS SECCIONES DE LAS WEBS DEL VINO

jueves, 23 de octubre de 2008

El Suelo



El suelo condiciona la productividad del viñedo.
Un suelo pobre que escurre demasiado no contribuye a la obtención de un buen vino.
Es importante controlar la humedad con un buen drenaje y la inclinación apropiada del terreno.
El entorno natural (altitud, insolación, clima, corrientes de agua, bosques o montes cercanos...) también influye en el terreno en el que se asienta el viñedo.
Las calidades previsibles según el tipo de suelo son:
Arcilla: Vinos poco finos.
Arcilla caliza: Vinos finos, con buqué y baja graduación alcohólica.
Arcilla ferruginosa: Vinos de alta graduación y coloración.
Arena: Vinos brillantes, suaves, de poca graduación.
Arena caliza: Vinos alcohólicos y secos.
Caliza: Vinos con cuerpo, apropiados para la crianza y finos.
Grava: Vinos con cuerpo y recuerdos minerales.
Canto rodado: Vino de extracto y generosos, minerales como pedernal.
Granítico y arenoso: Vinos francos y limpios.
Pizarroso: Vinos minerales con notas de tostados.
Pizarra blanca: Vinos más frutales y granito (piedra seca).
Pizarra negra: Vinos con notas de fenoles.
Volcánicos: Vinos con aromas quemados y yodados.
Cenagoso o humíferos: La vid no vegeta.
Suelo fértil y compacto: Vinos poco finos y de corta conservación.
Regadío: Gran cantidad de vino cuya calidad será baja si no se cuida.